Santa Croya de Tera – Puebla de Sanabria

A las cinco y media ya estoy despierto.

El estómago es una fiera desbocada, que hambre tengo, por favor.

Me visto y cuando salgo a la sala donde está la máquina infame….echale huevos!!! Ahí están los tres canadienses con sus mochilas ya preparadas y desayunando cosas que se ve que compraron ayer en la tienda, porque encima de la mesa no veo yo ninguna porquería de las que da la máquina.

Tengo mi tableta de chocolate para casos extremos. Saco un cafe del trasto ese y tres magdalenas, no es que sea una delicia pero me toca repetir o no llego ni al siguiente pueblo, a Santa Marta de Tera no, que solo hay un quilómetro, y cuando llegue seguro que está todo cerrado aún. El siguiente no se cual es, ya llegaré.

De todos modos a las seis y media ya estoy desayunado y con todo preparado para salir pitando de allí, pero me toca esperar hasta que haya luz. Me gusta ver como se hace de día pero esto ya parece más trasnochar que otra cosa.

A las siete y media aparecen los otros ciclistas y el conductor del coche. El italiano sigue durmiendo y eso que va andando. Es un tío tranquilo.

A las ocho y media me marcho, el italiano ni ha respirado, con un par.

Tengo frío y al enchufar el GPS y ver que el chisme ese me dice que hay cuatro tristes grados solamente me dan ganas de arrancarlo del manillar y tirarlo a una papelera. Madre mía y yo de veranito con un triste maillot de manga larga.

Nada más pasar llegar a Santa Marta de Tera el camino se desvía a la izquierda y va todo el rato junto al río, ahora el chisme dice que con dos grados voy apañao, joder, menos mal que tengo que pedalear y por lo menos las piernas van bien, porque las manos me duelen una barbaridad. Menos mal que no hay niebla y el sol tardará poco en brillar con alegría.

Para más gracia el camino es comodo y la velocidad es bastante buena. Llega un momento que no se que hacer: si ir a to meter para llegar a algún bar cuanto antes o ir más despacio porque no aguanto el dolor de manos. Solución: a cada ratiro una mano dentro del cullote, en las pelotas no porque va a ser complicado pedalear con una mano “ahí”. Así es que a to meter y a ver si hay suerte y doy con un bar abierto en el siguiente pueblo.

Un pueblo. Calzadilla de Tera. To cerrao. A joderse. A ver cual es y donde está el siguiente.

Menos mal que el siguiente llega pronto. Olleros de Tera. Dos bares se anuncian a la entrada del pueblo. Ya tiene que ser jodido que los dos estén cerrados. Buff, menos mal. Uno está abierto.

Aparco la bici. Entro y pido un tintorro. La chica me mira extrañada. Me lo bebo de un trago y le pido otro y algo de comer. Me prepara un plato de embutidos de la zona, jamón y pan. Se extraña de que tenga frío. Hasta que le digo de donde soy y ya le cuadra un poco al saber que estás temperaturas son las que hay en Alicante en pleno invierno y en esa epoca no voy en pantaloncitos cortos por la calle.

En unas mesitas que hay fuera ya pega el sol. Le pido que me haga un cafe con leche hirviendo y me salgo fuera a tomármelo al sol. Frío hace pero al sol se está bastante bien, bien no, estoy en la gloria. Ahí me quedo sentado más de media hora, hasta que entro un poco en calor.

Entro al bar, pago, cuño y me voy.

Esto ya es otra cosa.

En un ratillo estoy pasando por encima de la presa de un embalse, por embalses que no sea, no se por cuantos habré pasado ya.

A este no le cabe ni una gota más de agua. La carreterilla que lo bordea y por la que voy pasa en algunos sitios junto a la orilla y está hasta arriba de agua, que maravilla.

Nada más separarse el camino del embalse llego a Villar de Farfón. Aquí ya no tengo nada que hacer. Sin darme cuenta me planto en Rionegro del Puente y de aquí a Mombuey voy por la carretera.

En Mombuey paro a comer algo en un bar en el que a la camarera, además de ser más rara que un perro verde, el flequillo le tapa los dos ojos y atiende al personal con una sola mano porque la otra la tiene todo el rato con el teléfono pegado a la oreja. Vaya número para abrir una cerveza. La primera la abre como puede. La segunda le digo que me la de junto con el abridor que ya la abriré yo. Me pego un buen almuerzo a pesar de la desidia de la chica, que le vamos a hacer. Compro una botella de agua, pago y me largo.

A partir de Mombuey sigo por la carretera pero las rectas estas me están agobiando y a la altura de San Salvador de Palazuelo abandono la carretera este y por otra voy hacia el pueblo. Desde este pueblo a Entrepeñas voy por el camino correcto pero en Entrepeñas el track me manda por un sitio en el que la primera señal está tapada y hay una nueva que indica otra dirección. Dirección que me lleva a pedalear por un caminucho de mala muerte junto a la autovía.

Por un paso elevado cruzo al otro lado de la autovía y llego a Asturianos. Vaya tontería que acabo de hacer, he dejado la carretera por pestosa y he recorrido un triste tramo de camino para volver a terminar en la misma carretera pestosa. Pues a tomar viento, por la carretera hasta Puebla de Sanabria. Me queda un triste rato de jornada. Paso por Palacios de Sanabria, Otero de Sanabria y en un par de curvas ya tengo a la vista Puebla de Sanabria y las montañas de mañana.

Subo a la parte vieja del pueblo y me busco un sitio coqueto para quedarme hoy, me apetece homenajearme.

Me instalo en un nidito coqueto de narices. Arreglo los bártulos, me ducho, me cambio y llamo al mecánico, a Ramiro. Quedamos a las tres y media en la puerta del taller.

Me voy a comer. Otro homenaje. Esto hoy va a ser así.

Me siento en la terraza de un bar. La bici la tengo apoyada en una farola.

Me pongo de comer que un poco más y junto dos mesas para pegarme una sieste, joder y que bueno estaba todo.

Me voy calle abajo en busca del taller. Por la dirección que tengo llego a la puerta de un garaje comunitario ?¿¿?¿?¿?¿

Llega otro chaval, me pregunta si busco a Ramiro y al contestarle afirmativamente me dice  que sí que es ahí en la puerta del garaje. Él también lo está esperando. Es de Benavente, una vez a la semana viene aquí por cosas del trabajo y le sube a Ramiro su bici y la de algunos compañeros de rutas para que las repare.

Llega un chaval alto con cara de niño. Es Ramiro. Abre la puerta del garaje. Allí dentro en un cuartito tiene un tallercito montado. Le digo todo lo que le pasa a la bici y en un momento me dice que tengo la cadena muy estirada, el desviador doblado, dos radios rotos (yo creía que era uno solo), la pinza del freno trasero doblada y las pastillas delanteras para cambiar, jajajajajajaja, casi na!!!

Mientras estamos hablando ya ha puesto la bici en un caballete que tiene allí. Me toca decirle que haga el favor de atender a su clientela, que yo no tengo prisa y que ya volveré a la última hora a por la bici. Menos mal, ya empezaba a estar incomodo viendo como me atendía a mi y pasaba de su clientela. Quedo en volver a las siete y media a por la bici. Hasta luego.

Conforme voy a salir del garaje llegan los dos ciclistas que estaban en el albergue de ayer.

Entran al garaje. El que dice tener un ruido extraño por los pedales va a hablar con Ramiro. El otro y yo miramos. Ramiro se agacha, coje los dos pedales, los mueve y le dice que tiene cascao el pedalier y hay que cambiarlo. Al otro le doy mi número de teléfono y me hace una perdida. Quedamos en llamarnos a la noche. Pues nos vemos.

Me voy al nido un rato a tumbarme a la bartola.

Como el día ha sido un paseo tiro pueblo arriba y me subo hasta el castillo. Cobran para entrar a verlo, pues paso, la pasta de la entrada pa cerveza, no hay color.

Desde luego en este pueblo al que no le guste subir lo tiene mal. Vaya cuestas, andando la nariz va a dos palmos del suelo. Aquí si agarras una buena castaña, de esas de terminar a cuatro patas seguramente termines rulando calle abajo, jajajajaja.

De vuelta p’abajo voy curioseando los bares para ver donde podemos cenar esta noche. Aunque le dejaré la elección a ellos, son más y yo me adapto a lo que sea. Ellos no se como andan de bolsillo.

Menos mal que se me ha ocurrido poner el despertador porque sino no llego a por la bici ni queriendo. A las siete me visto y salgo disparao hacia el taller. Vaya siestorro más bueno me he pegao.

Llego al taller, Ramiro me dice todo lo que le ha hecho a la bici y sin cobrarme ni nada me dice que la pruebe antes. Esto no pasa en ningún sitio a no ser que te conozcan. Pues vaya putada probar aquí la bici, así recien despertao a subirte una cuesta de tres pares de narices. La bici va bien y yo me espabilo en un instante. Vuelvo, le pago, le doy mil gracias y él aún dice que hace lo que debe. Hombre no te discuto que hagas tu trabajo pero has dejado de lado a tu clientela. Le doy la mano, me recomienda que mañana suba el Padornelo y la Canda por la carretera porque el camino está bastante mal por culpa de las lluvias y de la maquinaria que está trabajando en los tuneles para el AVE. Me despide con un Buen Camino.

Vuelvo al nido a dejar la bici y recibo la llamada de los otros dos para quedar para cenar.

Nos veremos a las nueve en un buen bar del pueblo. Se que es un buen bar porque le pregunto a la recepcionista del nido.

Cenando me dicen que son de Madrid. El conductor es jubilado de un banco rescatado, el de mediana edad está en paro pero porque el rescindio el contrato con una buena indemnización y el joven está en paro porque no le queda más remedio y ya se está planteando evacuar a tierras más benignas a buscarse la vida.

Contados los pequeños detalles de nuestras vidas nos ponemos a cenar. Otro homenaje al canto y no salimos de allí cantando “Asturias, patria querida” de milagro. Mal día mañana para tener una “resaquita”.

Nos despedimos pues ya sabemos que no nos volveremos a ver. Ellos ya tienen claro que van hasta A Gudiña, yo les digo que salvo causas de fuerza mayor iré más allá, todo lo más cerca que pueda de Laza. Adios.

Hasta mañana.

Track Wikiloc

Fotos en Fickr

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alicante-Sevilla-Santiago, Camino Sanabrés 2014, Sevilla-Santiago, Via de la Plata 2014 y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s