La Calzada de Béjar – El Cubo de la Tierra del Vino

A las cinco y media estoy despierto pero aquí no se mueve ni el Tato.

En la cama me quedo hasta que respire alguien más. No tardan mucho, a las seis ya se oyen despertadores. Pego un salto, me visto y a la calle a ver que tal día hace.

Vuelvo dentro, mientras recojo todo llega la hospitalera.

Todo el mundo ya ha recogido sus cosas.

Desayunamos todos juntos. Los de las bicis al verme vestido de bicicletero me preguntan lo típico: que de donde he salido, que ha donde voy hoy… vaya como cuando coincides con alguien en el ascensor y hablas del tiempo por hablar de algo ¿no será mejor estarse callao? Por no dar demasiadas explicaciones contesto que he salido de Sevilla y hoy voy hasta donde me deje el día. Como no podía ser de otro modo, el enterao, con cierto aire de superioridad, dice que ellos dos han salido de Cadiz y al tercero se lo han encontrado pasando Mérida. Ah!! Que me has preguntado de donde he salido yo suponiendo que he salido de Sevilla, como casi todo el mundo, para luego tu, que eres el guay de tu barrio, y poniendo cara de “te vas a enterar de lo machote que soy”, decirme que has salido de Cádiz y sacas pecho delante de la gente. Aaaaahhh!!! Bueno… que esto va de quien la tiene más larga, pues bueno “yo salí de Alicante, he ido hasta Sevilla y ya estoy aquí”. Se te chafo la guitarra majo. Y ya pa rematar me pregunta de donde salí ayer y ya al decirle que salí del Embalse de Alcantará se rasca la cabeza y me deja en paz. Que pesadez de gente.

Salgo fuera a fumar un rato y esto lo termina de dejar jodido.

Los peregrinos ya van desfilando. Me despido del jijonenco aunque luego lo volveré a ver. También me despido de un estadounidense de Wisconsin muy simpático, nada que ver con el “avinagrao” del año pasado. El caso es que el hombre va muy abrigado y me deja pensando en que coño se pondrá este tío en invierno en su pueblo, joder, si allí los inviernos son pa volverse loco de frío.

Los de las bicis están montando las alforjas y todos sus trastos. Monto yo también lo mío. Me ofrecen ir juntos, les digo que no que prefiero ir solo y si a la tarde coincidimos bien y si no también (mejor pienso yo). Se marchan. Me quedo un rato hablando con la hospitalera, bueno la hospitalera hablando conmigo. Me cuenta cosas del trabajo en el pueblo, del ganado de su marido, de los estudios de sus dos hijas, de la universidad de la mayor, en fin… que si no es porque tiene que recojer el albergue aún me tenía allí.

Total que a las ocho y media abandono la Calzada de Bejar. Hace buen día.

Antes de Valverde de Valdelacasa ya he pasado a todos los peregrinos. Buen Camino.

Hay toros y vacas a ambos lados del recorrido, son bonitos estos animales. Algunos están cerca del muro que nos separa y paro a mirarlos. Ellos también me miran. Ya estarán acostumbrados a ver  como los miran otros “animales extraños”.

En Valverde de Valdelacasa hay una bici de uno de los del albergue parada en la puerta de un bar. ¿Y los otros dos? ¿Ya se han peleao? A ver donde coño doy con los otros dos, que drama.

El camino es comodo de momento, hay algún repechillo pero nada pa volverse loco.

Aquellos maravillosos años!!!

Aquellos maravillosos años!!!

A mitad de camino entre Valdelacasa y Fuenterroble de Salvatierra, en un cruce, las flechas me dicen que a la izquierda y el track me manda recto. Miro en el GPS y veo que el track y lo que dicen las flechas terminan por unirse y por el recorrido del track voy más directo. Aquí hay gato encerrao.

Bah!! Por donde el track. El camino va entre dos muros de piedra, detras del muro de la derecha solo hay campo y más campo. Detrás del muro de la izquierda hay ganado y mucho. Y…. vaya…. cuando ya estoy más o menos a mitad del “atajo” veo que delante tengo una vaca con la cabeza en un muro y el culo en el otro, joder… La jodía no me quita ojo. Me bajo de la bici y voy caminando hacia ella. Cuando ya estoy a unos diez metros del “animalito” me tengo que parar porque la tía cabrona ni se ha movido y sigue estudiandome. Me sigo acercando pensando que como no le de la gana quitarse me toca pegar la vuelta porque no se como coño voy a pasar por ahí, es que no quepo y no voy a saltar la vaca con la bici y to. Por fin le da por moverse y se va. Menos mal que no elige irse hacia donde estoy yo. Cuando se gira para marcharse se le aprecia un barrigón de la leche, está preñada la jodía.

Me monto en la bici y continuo. Vaya… en un recodo del camino la vaca vuelve a estar parada y mirando a ver si viene el extraño bicho de la extraña montura. Cuando me ve llegar se vuelve a ir y esta vez mugiendo y al trote. La que se lía. Todos los animales que hay al otro lado del muro comienzan a mugir también y a correr todos en el mismo sentido que la vaca. ¿Estos están haciendo piña para putearme o que? Se van todos a un rincon del cercado, no dejo de mirarlos. Cuando vuelvo a mirar al frente ¿?¿?¿?¿?¿? ¿Dónde se ha metido la vaca? ¿Ha saltado el muro? No la veo por ningún sitio. En fin…que pase usted un buen día.

Vaya película con la vaca y ya estoy en Fuenterroble de Salvatierra.

Pasando por el pueblo veo a los otros dos sentados al sol en una especie de placita preparandose unos bocatas. He dado con ellos porque creía que era un cruce y al mirar a ambos lados los he visto allí sentados. Pues nada, ahora a darme un poco de alegría.

De camino ya hacia el pico de la Dueña adelanto a dos peregrinos italianos. Uno va a cinco metros del otro y van hablando a gritos, jajajajajaja, que escandalo llevan los degeneraos. Buen Camino. Levantan el brazo para saludar, pero siguen a lo suyo.

En el pico de la Dueña hay un señor con camiseta azul sentado en una piedra. Es extranjero. Me pregunta si hablo ingles y al contestarle que un poco me pregunta si he visto a una chica subiendo. Al decirle que no, me cuenta, que es una chica australiana que iba con él y con su mujer. Antes de iniciar la subida la australiana les dijo que siguieran ellos que ella iba a descansar un poco. Total que su mujer ha seguido camino, él está allí esperando a la australliana hace ya una hora y al decirle yo que no he visto a nadie suelta un “oh!! problema”, se levanta y se va, jajajajajaja. ¿Problema mamón?¿Donde está el problema si la estás dejando tirada? En esta situación la frase sería “Que le den a la australiana, me piro” pero no un “oh, problema” y me largo, jajajajajaja.

Subo un rato a la cruz, me siento allí a hacerme un cigarrito. Las vistas son una pasada.

Venga pues. Aquí tengo una bajadita y unos días de llanura hasta que empiece el Camino Sanabrés.

Bajando adelanto al de los problemas, no se le ve muy preocupado.

Terminada la bajada desemboco en una pequeña carretera. Una fila de unos diez o doce peregrins van por un senderito junto a la carretera. Veo a una señora con una camiseta como la del “preocupao”. Paro, le pregunto si es australiana, me dice que no que la australiana es compañera de ella y de su marido pero creen que se ha perdido. Otra!!! jajajajaja. Vaya que la australiana se ha perdido y estos se largan. Si el problema tiene arreglo para que preocuparse, ya se arreglará y si no lo tiene para que preocuparse.

Me da las gracias por preguntar. Me cago en la leche ¿pa que me molesto si a estos parece que se la sude la australiana?

Por allá delante va alguien más caminando. Una mujer. Sola. Paro a su lado. Le pregunto si es australiana. Me dice que si. Le pregunto si iba con dos personas que llevaban camisetas azules. Me dice que si pero que ella en vez de subir al pico de la Dueña ha ido por bajo. Me rasco la barba mientras le digo “estáis tos gelipollas” hablando como Mickey (Brad Pitt) en “Cerdos y Diamantes”. Le digo que la “están buscando”, que se siente donde está y espere que en media hora, más o menos, la habrán alcanzado. Menos mal que por lo menos son obedientes esta gente. Me da las gracias, se sienta y me largo. Ahora si: a tomar viento estos tíos raros.

En San Pedro de Rozados voy al albergue a cuñar. Tampoco hay nadie. Pues adios.

En Morille hago una de las mías y paso del track. Entro al pueblo por donde me da la gana y doy con esta rareza.

Esta hecho de cacharros viejos.

En un bar de Morille como, bueno me doy un buen atracón. Unos callos, un poco de farinato, un plato de pollo en no se que salsa pero que está buenísimo, un plato de sopa de cocido, un flan, cerveza a tope, cafe, copa y puro no, porque no hay.

Mientras estoy comiendo pasan los de las bicis. Buen Camino.

Termino la sobremesa y a seguir.

No tardo mucho en llegar a Salamanca. Me da alegría ver esta ciudad, si no es la más bonita de España poco le faltará. Me pilla muy lejos, si no vendría con más frecuencia.

Voy al albergue a cuñar. Menos mal, este está abierto y aquí consigo cuñar. Me atiende un guiri mayor.

Saliendo de la plaza Mayor paro en un bar a tomarme una cerveza. Me siento en una mesa en la calle, no acude nadie. El camarero sale a la puerta y me dice que debo ir dentro yo a pedir. Pues pa dentro.

– Dame una cerveza. ¿Cuanto es?

– Un euro.

– Joder que chollo. Toma tres y ya vendré a por las otras.

Sonrie el hombre.

En media hora escasa me he mamao las tres cervezas. Me quedaría aquí pero entre que es pronto, las cinco, y que ya he estado aquí unas cuantas veces decido seguir, sin mirar p’atras para no arrepentirme, pero me voy.

Paro en una farmacia a reponer el botiquín. Saco magia del cajero que hay junto a la farmacia y a tirar millas por la carretera hasta que reviente.

Esto es to recto. Un pueblo, otro pueblo, un trago de agua, otro pueblo, más agua, el talego de Topas, más agua, El Cubo de la Tierra del Vino. Aquí me quedo.

Entrando al pueblo veo una señal de albergue y termino cayendo en el albergue Torre de Sabre.

Entro en el jardín del albergue. Parece que no hay nadie. Abro la puerta de lo que supongo es el albergue. Entro. Hay gente hablando en ingles. Alguien hay. En un saloncito hay dos hombres y una mujer, les pregunto por el hospitalero. Me dicen que estará en su casa. Vuelvo a salir. Aparece un señor bajito. Le pregunto si es el hospitalero. Me dice que si y me pregunta como me llamo.

– Tosta… que digaaaaa Luis, joder. (joer, ni me acuerdo de mi nombre)

– Filiberto (risa interna, jejejeje)

Me explica como funciona el albergue. Precio por cama, cena y desayuno. Sitio donde guardar la bici, en fin… otro completo. Pues aquí me quedo.

Guardo la bici y me acompaña a mi cuarto. Duermo solo, que bien. Los otros tres están en un cuarto en el que hay cuatro camas, menos mal que no se le ha ocurrido empotrarme en la cuarta camita.

No me deja ducharme aún. Antes nos pone un vino y una tapita. Mientras nos tomamos el vino nos cuña las credenciales y nos cobra.

Terminado el acto protocolario voy a mi cuarto. Duchita buena y a hacer algo de sociedad con los guiris. Un frances de 67 años que ya no recuerdo su nombre, un ingles de 65 que se llama James (por favor, lease en ingles, no como el del Real Madriz) y una canadiense de 50 que tampoco se ya su nombre.

Nos tomamos otro vino. Estos ya tienen un cachondeo que te cagas. El ingles me quiere comprar la bici, está hasta las narices de andar, jajajajajaj. El frances dice que los ingleses son unos raros que hacen todo al reves. La canadiense se rie. Son un par de pillos los dos.

Sin darnos cuenta tenemos la cena en la mesa. Ensalda, una sopa de pesacado, pasta y carne a la plancha. Vino a tope. Filiberto (jejejeje) se empeña en que beba vino blanco que marida muy bien con la sopa de pescado. Dejate de maridajes que lo que marida bien con mi estomago es el tintorro. Aquí to Cristo es ya “sommelier”. Filiberto (jejejeje, este nombre no se me ha olvidado) insiste con el blanco. Al final me bebo un vaso de blanco, no esta malo, pero yo soy de tinto, cerveza, güisqui y algo de agua.

Con la pasta ya me deja pegarle al tinto. Coño!!! la bota, estos no sabrán lo que es ese artilugio. En efecto, no tienen ni idea de que es eso. Le pego un trago, lo cojen y beben. Filiberto (jejejejejeje) también le pega un tiento a la bota.

Terminamos de cenar. Nos hemos cargado dos botellas de vino y la bota. Filiberto (jejejeje) saca orujo blanco. La acabas de cagar Fili.

Los guiris huelen el taponazo de orujo y ponen cara de “esto es fuego”. Y lo es. Me cargo el taponazo de un trago y ellos imitan. Antes de que les arda la vida les lleno los taponazos y ¡¡ZAS!! pa dentro y otra ronda. Total tres orujitos que nos hemos hecho, jijijiiji.

Filiberto (ya está bien de risita cabrona) me dice que le acompañe que me va a enseñar un semental que tiene allí.

Joder!! Un caballo blanco precioso, le estoy pasando un rato la mano por el lomo y por la cara y…. joder es precioso pero tiene más mierda que el rabo de un oso.

Salen los guiris a ver el caballo. La canadiense empieza a tocar el caballo y no se que narices le esta diciendo en ingles pero el bicho hace una demostración de su “poder”. Y yo no me corto y le hago una foto.

En la foto ya ha guardado la mitad del “poder”. El ingles, que tiene que ser como yo de cabronazo pero en las islas, me da con el codo y, con una sonrisilla de liante, señala con la cabeza a la “herramienta” y yo que ya no puedo aguantarme más me descojono. El descojono es generalizado. La mujer también se rie, menos mal que no se lo ha tomado mal.

Filiberto guarda a Darth Vader que ya ha enfundado la “espada laser”. Los guiris se recojen riendose aún. Yo me siento allí fuera a fumar un rato.

Me voy al sobre contento, por el agua de fuego, por el momento caballo, por la buena compañía y por no haberme quedado en Salamanca porque me habría perdido todo esto.

Otro buen día.

Track Wikiloc

Fotos en Flickr

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alicante-Sevilla-Santiago, Sevilla-Santiago, Via de la Plata 2014 y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s