Palma del Río – Sevilla

En este hostal tampoco dan de desayunar hasta las ocho y media.

El camarero (Victor) del bar donde cené anoche me dijo que a las siete ya tiene abierto.

Voy al bar a desayunar. Ya había estado en Sevilla hacía tiempo pero no me había dado por probar la manteca colorá. En el bar hay y casera. El camarero me dice que está buenisima, vamos a ver.

Me hago un cafe con leche y dos tostadas con manteca colorá con sus tropezones y todo, esta buenísima, pero me tengo que hacer otro cafe con leche y mis dos tostadas con mantequilla y mermelada. Victor me pregunta si es que no me ha gustado, le digo que sí pero lo segundo es vicio y no me lo puedo saltar.

Nos despedimos. Vuelvo al hostal a vestirme de faena y a cojer la bici. La rueda no ha perdido presión, pero tendré que ir a una gasolinera a darle aire como es debido.

Pues empiezo bien, no doy vueltas ni na pa llegar a la gasolinera, madre mía.

A las nueve estoy saliendo de Palma del Río, pero en vez de ir por la carretera por la que llegué ayer me voy por el otro lado del río, por pequeñas carreteras entre campos de cultivo.

No llevaré ni cinco quilómetros cuando en una curva noto que la bici se va un montón de atrás… ?¿?¿?¿?¿?¿? ¡¡JODER!! La rueda está sin aire, estoy casi a mitad de camino entre Palma del Río y El Calonge. No hay prisa. Me bajo de la bici y sigo andando hasta el siguiente pueblo.

Estando sentado en un bordillo con todo el kiosko desmontado e intentando reparar la rueda recibo un whatsapp de Villaboa. Villaboa es un forero del Foro Bicigrino, que reside en Sevilla y que suele recibir a los pájaros que aterrizamos por allí con intención de hacer la Vía de la Plata y además suele acompañarnos hasta Guillena. Estando en Andujar mandé un mensaje a Villaboa a través del foro para ponerme en contacto con él y quedar en Sevilla para pasar la tarde.

Hoy tenía pensado que si no recibía contestación de Villaboa, a la altura de Brenes tiraría para Almaden de la Plata y evitaría entrar en Sevilla, demasiado grande y demasiado follón para mi y total estar allí solo tampoco me hacía mucha ilusión.

Pues entraría en Sevilla. Mientras reparaba el pinchazo recibia contestación de Villaboa via whatsapp. Le comento mi movida, me pregunta donde estoy y se ofrece a ir a buscarme con su coche. No acepto entre otras cosas porque aquí, cerca de Sevilla, me puede ayudar alguien pero a partir de mañana ya no habrá nadie para ayudar, asi es que a salir de esto con paciencia.

Desmontada la rueda, hincho la camara y no parece perder aire por ningú sitio, repaso la cubierta y aparentemente no tiene nada, que cosa más rara. La vuelvo a montar, le doy aire, monto todo y a tirar millas. Cuatro quilómetros dura. Recibo otro whatsapp de Villaboa diciendome que en Lora del Río hay una tienda de bicis.

Hasta Lora del Río esto va a consistir en darle aire a la rueda y ver cuantos quilómetros puedo hacer hasta que tenga que volver a darle aire. El record de la tontería lo dejaré en seis quilómetros y trescientos metros, que gelipollez.

Paso junto a una nave donde hay un hombre reparando una cosechadora y mil perros ladrandome. Entro y le pregunto si tiene un compresor para darle aire a la rueda, me dice que si pero que tiene que buscar el “cacharrillo” para enchufar al compresor y poder dar aire que lo tiene “por ahí, estar está, pero no se donde”. Lo encuentra, pongo la rueda como una piedra y ahí oigo por donde sale el aire. ¡¡¡¡UNA GRAPA!!!, pequeñisima y clavada en un taco, si llega a la camara, que llega porque me está jodiendo, es de milagro. Quito la grapa, dudo si reparar la rueda allí o no. Paso me voy a Lora del Río, cambio la camara y compró otra de repuesto. Gracias, me voy.

Con esta última hinchada llego a Lora del Río y a la tienda. Le digo al tendero lo que ocurre me dice que pase la bici y que me vaya a almorzar al bar de enfrente, estupendo.

Lo que me pasa en el bar es curioso y no es la primera vez que me pasa desde que entré en Andalucía. Me planto en la barra, saludo y pregunto si tiene algo de comer. En muchos bares me habían dicho que no tenían nada de comer, que cosa más rara, pero en este además el camarero me saca a la puerta y me dice que vaya a una tienda que hay en la misma acera y allí podré comprar lo que quiera. Un poco hasta el moño ya de estas cosas tan raras le digo: “¿pero como que no tienes nada de comer? ¿ni una tapa de algo, ni na de na?”, a lo que me contesta “ah!! de eso si, yo creía que querias un menu, como has preguntado por comer, ¿que quieres?”. Buff, que lío más tonto. Una cerveza y lo que sea con pan que me da igual. Vaya un almuerzo que me pego, menos mal que no tenía na.

Voy a por la bici. Ya está. Camara nueva y otra de repuesto. Vamos pa Sevilla de una vez.

Por no retroceder para cojer el recorrido que llevaba termino en la carretera por la que no quería ir esta mañana. Por esta carretera ire hasta Cantillana. En Cantillana paro a comprar agua y a tomarme unas cervezas. Saliendo de Cantillana veo un cartel que dice “Brenes”. Brenes es uno de los pueblos por los que tenía que pasar si hubiese seguido el recorrido original, pues pa Brenes me voy.

Esto ya es coser y cantar hasta Sevilla, bueno así habría sido toda la mañana si no llega a joder la ruedecita. El airecico ya está aquí otra vez, que cansino.

Llegando a Sevilla el tráfico ya es considerable, ya no se si ha sido un acierto venirme por esta carretera, la otra por lo menos tenía un buen arcen, por esta voy podando los hierbajos con el brazo derecho.

Bueno pues esto ya es Sevilla, ya estoy aquí. ¿Ya estoy aquí? ¿Ya he llegao? Aún estaré casi una hora más de paseo hasta llegar al albergue de Triana.

15170049779_b04e9e0357_o

Por fin llego al albergue.

Albergue

Albergue

La primera impresión es buena. Tenía el nido reservado desde hace un par de días. Hago los tramites necesarios y compro una credencial peregrina que aún no tenía. Me asignan un cuarto en el que hay tres literas, escojo una cama en planta baja, me ducho, me cambio y mando un whatsapp a Villaboa. En la calle Betis quedamos.

Pasamos la tarde tapeando por el barrio del Arenal. Buena conversación y buenas tapas hacen que nos den las diez de la noche sin darnos cuenta. Me da un par de consejos para mañana y nos despedimos en una boca de metro, él se va a casa y yo, paseando, al albergue. Aún haré un alto para tomarme un par de güisquitos en Triana y ya al nido.

15354483595_df21c75905_o

Cuando entro en la habitación hay un chaval alemán que habla muy bien castellano. Mañana tiene que ir a Mérida en autobús para retomar su camino en Alcuescar. Se donde está Mérida pero no me hago una idea de donde para Alcuescar, se que es un pueblo que está en el recorrido pero no lo situo, ya lo averiguaré.

El chaval se tumba y yo me dedico a escribir esto…….

Mañana a la Vía de la Plata.

Track Wikiloc

Fotos en Flickr

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alicante-Sevilla, Alicante-Sevilla-Santiago y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s