Nerpio – Don Domingo

A las siete estoy listo pa salir pitando, aunque hasta y media no hay desayuno. En fin…hay que esperar.
Hoy es un día extraño.

Nerpio

Nerpio

Esta nublado, hace fresco y hay que subir bastante.
A las ocho estoy en marcha.
Salgo de Nerpio subiendo una de tantas cuestas que tiene el pueblo. Al cabo de un rato la cuesta se suaviza y voy ascendiendo poco a poco por una carreterilla que se va encañonando, da buen rollo ver a algunos ciervos jovenes cruzar la carretera, con que finura corren esos bichos.
Sin darme cuenta me planto en Pedro Andres, imagino que será una pedanía de Nerpio, ya que el termino municipal es de este último por lo que me dijeron ayer.

Castillo llegando a Pedro Andres.

Castillo llegando a Pedro Andres.

Leo en un panel que en el castillo de arriba vivía no se que señor que era el que se encargaba de recaudar los impuestos de las gentes de la zona en tiempos de peleas entre moros y cristianos, ¿este ya era campechano? Hay que ver lo que nos gustan ciertas constumbres.
Después de Pedro Andres subo un par de rampones que ya me ponen por encima de más de 1000 metros.
Después de los rampones y a pesar de no ver ninguna montaña por donde aparentemente tenga que seguir subiendo, sigo subiendo, llego a la conclusion de que voy por encima de la montaña y venga a subir.
Paso por unas cuantas aldeas que hay allá arriba y lo único que puedo pensar es en lo duro que tiene que ser el invierno aquí arriba.
image

Hasta que la rueda de detrás no va como es debido y veo que se ha quedado sin aire, aquí el pensamiento ya cambia a ¡¡SU PUTA MADRE!!.
Saco la minibomba, que tiene cojones la jodía, funciona bien pero parece que se la estás pelando a la rueda, jajajajaja, menos mal que no pasa nadie por allí pero el brazo va a unas revoluciones que más quisiera algún motor de un F1.
La rueda queda bien dura….ya veremos lo que aguanta.
A tirar millas como un loco.
Al cabo de un buen rato, en una zona que va llaneando por allí, paro a comer algo que llevo guardado en las alforjas, embutido y frutos secos, unos tragos de la bota, un cigarrito p’al pecho y le doy otra alegria a la rueda, madre mía, si esto fuese otra cosa estaría ya en carne viva, joder con la bombita.
Menos mal que estoy haciendo el numerito fuera de la pista porque pasa un todomterreno como si acabase de atracar un banco ¿comó iba esperar ese hombre a un tio vestido de ciclista en aquel páramo?
Bueno pues ya esta bien de rarezas, me largo. Y como quien no quiere la cosa me veo bajando y no me hace gracia porque no he llegado a los 1500 y se que tengo que llegar casi a los 1700, que gracia.
En la bajada veo un cartel que me despide del termino municipal de Nerpio, adios.
Llego a un cruce en el que hay un cartel que dice algo de que allí vivieron unos de los primeros pobladores de europa y algo del altiplano de Granada. Pues ya estoy en Andalucia, en su extremo este.

¿Onde estoy?

¿Onde estoy?

Venga pues a subir y no pararé hasta llegar a casí los 1650, nunca había subido tan arriba, me da buen rollo.
Con lo que me ha costado llegar aquí arriba y la carretera va y se desploma por un acantilado en una sucesion de curvas de herradura. Ya tengo a la vista Santiago de la Espada.

Santiago de la Espada.

Santiago de la Espada.

Bajo hasta el fondo del valle, cruzo un puente sobre el río Zumeta y vuelta a subir. Camino de Santiago de la Espada, donde voy a comer, veo un cartel que indica una serie de pueblos hacia la izquierda, uno de ellos tiene albergue,¿albergue? Sí, albergue y al final del cartel pone “Rambla seca” ¿?¿? Esto tiene pinta de atajo.
Bueno voy a Santiago de la Espada a comer y allí preguntaré.
En efecto, en el bar me confirman que en Don Domingo hay 21 habitantes y un restaurante que en la planta de arriba ha hecho un albergue que esta muy bien, que no tiene perdida pues es donde se acaba el asfalto y desde allí también puedo subir a los campos de Hernan Perea.
Joder, esto es un chollo. Tenía pensado ir de Santiago de la Espada a Pontones, Ponton Alto y dormir en Fuente Segura. Tendría una subida más esta tarde y mañana otra subida más. Yendo a Don Domingo que está a 1556 msnm, el pueblo a más altitud de Jaen, según me dicen, me ahorro la subida de esta tarde, la bajada a Pontones y media subida de mañana a los campos de Hernan Perea.
Pues nada, como, pago, vuelta a descender de Santiago de la Espada hasta el cruce de los carteles y a remontar casi 400 metritos de desnivel en 15 kilometros.
A las cinco de la tarde llego a Don Domingo, lo primero que encuentro al llegar es el albergue con bar incorporado.
Allí hay un hombre limpiando una jaula de un pajarillo. Le pregunto y, de cojones, tengo cama, cena y desayuno por 25 euritos. No hay mas que hablar. Guardo la bici, bueno la dejo allí en cualquier sitio, cojo todos los trastos y el hombre me acompaña a mi cuarto.
Un cuarto de 20 camas para mi solo, buah!!
Ducha y a dar un paseito para estirar las patitas.
Desde allí y mirando al este destaca un montañon que no tengo ni idea de cual es, luego me dirán que es La Sagra, o algo asi, bastante es que me acuerde con la de cervezas que nos hemos hecho.

Don Domingo y La Sagra

Don Domingo y La Sagra

Allí, en el bar del albergue, me lío con dos chavales que se han instalado en unas cuevas cerca de Santiago de la Espada, llevan allí unos 7 años. Han rehabilitado aquello y allí viven, más la gente que va llegando. Están intentando formar una especie de aldea, pero por lo que cuentan están teniendo muchos problemas con los últimos moradores que han llegado.
Además también se dedican a fabricar su propia cerveza y están aquí porque le han subido al dueño del bar/albergue unas botellas para que las promocione.
Tampoco los veo yo muy entusiasmados, porque nos beberemos una caja de tercios de cruzcampo y en ningún momento ofrecieron una de las suyas a semejante gambitero como el que les habla.
Con cada tercio nos dan una tapita.
A las nueve se van hechos unos zorros p’abajo, jajajajajaja.
Yo ceno una sopa y un poco de choto con ajetes. El del bar flipa, no puede creer que haya cenado después de todo lo que hemos mamao y comio. Ya le digo yo que si ceno algo después de tanta cerveza no duermo bien.
Me pregunta si tengo prisa por irme al sobre.

¡¿Este quiere abusar de mi?!

No, bufff, menos mal. A las once apaga las cuatro luces que hay allá arriba y me dice que vaya fuera a ver el cielo.

IMPRESIONANTE.

Después me cuenta que allí suben un montón de peña con sus telescopios a observar el firmamento porque allí hay una calidad de aire muy poco contaminado luminicamente.

Esta precioso pero voy a parar de mirar el cielo porque o me desnuco o me terminaré cayendo de espaldas de la cogorza que llevo, que degenerao soy joder.

Al sobre, mañana más p’arriba.

Track Wikiloc

Fotos en Flickr

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alicante-Sevilla, Alicante-Sevilla-Santiago y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s