Molinaseca – San Mamede do camiño

La hostia!!!

A las cinco menos cuarto de la mañana que me he despertado. Todo el mundo durmiendo, roncando, que si los pedetes y yo despierto. Me he despertado así sin más y a ver que hago yo ahora.

A las seis empiezan a levantarse algunos. Pego un salto de la cama y salgo fuera a ver que tal día hace. Hace frío y está oscuro, es todo lo que puedo percibir a estas horas.

Vuelvo al cuarto. Aún hay gente durmiendo. Me lavo el careto y voy a desayunar.

A las siete estoy sentado en la puerta del albergue, tiene cojones la cosa.

Se marcha todo el mundo y yo sigo allí. Hasta las ocho y media no me pongo en marcha.

Por la carretera a Ponferrada. Esto está bastante encapotado, ya verás tu hoy, otra mojada, joer con el agüita de las pelotas.

image

En Ponferrada voy directo al castillo.

image

Después del castillo miro el GPS y veo que el track se dedica a dar vueltas por la ciudad para terminar en la otra punta. Yo sigo por la calle del castillo, llego a una rotonda y a la derecha hasta el final donde vuelvo a seguir las flechas amarillas y a cruzar el Bierzo.

De momento parece que agua no toca, hoy toca niebla.

image

Columbrianos, Camponaraya, Cacabelos, Pieros y Villafranca del Bierzo.

Están vendimiando por todo el Bierzo, como vea a uno comerse una uva la vamos a tener. Eso es to pa vino.

image

En Villafranca del Bierzo paro en el puente que hay a la salida del pueblo a almorzar. Hace un poco de frío pero no llueve, sigue encapotado aunque la niebla ha levantado un poco.

image

Pues nada por la N VI a remontar todo el valle hasta Las Herrerias donde empieza el cachondeo de hoy. Ha sido entrar en el valle y salir el sol. Al igual que ayer se cumple lo de “mañanas de niebla, tardes para pasear”, pero… ¿habrá mojada esta tarde como ayer? Ya veremos.

Paro en Pereje a tomarme un cafe y estoy un rato hablando con un señor mejicano bastante mayor. Dice que tiene una fastitis plantar, que en Astorga estuvo a punto de abandonar pero que no, que decidio seguir y aquí está. Eso si, en la bajada de la Cruz de Hierro tuvo que llamar a un taxi porque lloraba de dolor.
Se levanta, se pone la mochila y tira a andar. No veas la cojera del hombre, pero ahí va él, con un par.

Pago el cortado, cuño y me voy.

Desde Villafranca viene un tío detrás en bici como haciendo la goma. En Pereje no se da cuenta y, mientras estoy hablando con el mejicano, me pasa. Más adelante veo al tío que va mirando para atrás, me ve y se para a la derecha, lo paso, está evacuando. Ahora soy yo el que mira para atrás. Bajo el ritmo, me alcanza, me saluda, se cruza por enmedio de la carretera para ir a un bar que está al otro lado y ¿quién venía de cara que casi se lo llevan por delante? La Guardia Civil. Le pitan. Yo voy sin casco y descojonao de ver el numerito. El tío hace un extraño que casi se cae en medio de la carretera después de pasar los guardias. Definitivamente este está hecho polvo.

Más adelante paro en un pueblecito, apoyo la bici en una casa y me como unos orejones y unas ciruelas pasas que aún me quedan y bebo agua. El empanao para a mi lado y me pregunta si he visto a otros tres en bici. ¿De Donosti? Le pregunto yo (son los únicos tres que he visto en bici). No, somos de Alicante. Toma, jodete. Estos tienen que ser los de “no me chilles que no te veo”.

Se va. Anda buscandolos. Yo termino mi picaeta y me monto en la bici. En el siguiente pueblo hay unos sentados en las mesitas de la terraza de un bar y un calvo en medio de la calle hablando por teléfono, es el suicida de antes. El tío está hablando por teléfono y no se está quieto. Casi lo atropello y mira que iba despacio pero es que el atorrijao no se estaba quieto. Los otros dos que están sentados sonrien al ver el numero. De Alicante teniais que ser, con lo grande que es esto.

Pasado el numerito ya estoy en Las Herrerias.

image

Por la carreterilla para arriba.

La Faba

La Faba

Cuando me quiero dar cuenta ya estoy en La Laguna de Castilla. Aquí paro a refrigerarme en el bar que hay nada más llegar al pueblo. Estratégico bar donde confluye la carretera por la que he subido yo y el Camino que viene desde allá abajo pasando por La Faba.

Me pido una cerveza y un pincho de tortilla. Me siento aquí a ver como asoman el pescuezo los peregrinos. No hay ni uno que no diga algo al llegar aquí, jajajajaja, todos maldiciendo la subida.

Encierro en La Laguna de Castilla

Encierro en La Laguna de Castilla

Aquí ya cojo el Camino hasta O’Cebreiro.

Llego a la piedra que dice que ya estamos en Galicia.

image

image

Llega un guiri, me pide que le haga una foto y el me hace otra a mi.

image

Aparece por allí un tío un poco más bajo que yo pero que si no pesa 150 kilos poco le faltará. Va totalmente equipado de la selección española, menos mal que lleva calzado para andar por aquí que si llega a aparecer con botitas de futbolista me da algo, tampoco lleva espinilleras.

Mira la bota y se le cae la baba. Se la ofrezco. Le pega un trago infinito. El guiri mira el artefacto y el otro se la pasa diciendo: “no va a saber”. Bueno…el guiri bebe, abriendo una boca como la de un rape y metiendose todo el pitorro hasta casi la campanilla y el gordito y yo allí mirando flipaos. Yo lo único que pienso es que como se toque la campanilla con el pitorro y le de por estornudar nos pone perdidos de vino a los dos y a medio monte, jajajaja. El guiri me devuelve la bota, pero el otro saca el brazo como un latigo la coje y pega otro trago, no hay problema, para eso está. Pego yo otro trago, llegan dos guiris más, les ofrezco un trago, el futbolista les hace una demostración del funcionamiento del artefacto, beben los guiris, bebo yo otra vez y aquello ya está más seco que el ojo de un tuerto. Me monto en la bici y a recorrer lo que me queda hasta O’Cebreiro que ya es poco.

Adios a El Bierzo

Adios a El Bierzo

En O’Cebreiro están de bodorrio, por allí salen los novios y un montón de gente engalanada. Así dejan la capilla que hay allá arriba.

image

Voy a cuñar al albergue de O’Cebreiro. Es un sitio espectacular para quedarse a dormir. Dejo la bici en cualquier sitio apoyada y a la cola. Mientras estoy en la cola llega el figurita vestido de futbolista y el guiri. El futbolista es malagueño y me suelta “no vea tu la fuersa que ma dao la tripa tio”, está pletórico. La hospitalera me pregunta si me quedo a dormir, le digo que no, el malagueño insiste en que me quede, este tiene ganas de guerra pienso yo, que nooooooo, que me voy, aún es pronto. Me quedaría de buena gana, pero a partir de esta hora ya es raro encontrar a algún peregrino andando por estos mundos y se disfruta todavía más si cabe.

Después de cuñar me siento un rato a admirar las vistas, son espectaculares.

image

Por la carretera me voy. Una bajadita, una subidita y el Alto de San Roque.

image

Otra bajada, otra subida y el Alto del Poio. Y ahora ya sí, to pabajo hasta Triacastela.

image

De Triacastela a Sarria voy por San Xil. Me pego una buena sesión de empujar por un camino lleno de boñigas pero alucino. Puede ser el tramo más bonito del camino con mucha diferencia. A ratos se hace de noche de la espesura de los bosques.

image

image

image

Cruzo una carretera y ya veo Sarria allá abajo, sigo por el Camino. Llego a una rotonda en al que pone no se que y albergue. El albergue está pegado a la rotonda, lo miro, no me gusta, sigo para bajo. En una recta en la que voy bastante alegre veo a la derecha una casa coqueta y gente allí sentada al sol en el jardín. Freno con todas mis fuerzas. “Paloma y Leña” pone en un cartel. Coño!!! Esto es un albergue, voy a tener suerte, voy a preguntar. Si, hay sitio para mi y para la bici.

Aquí terminan las pedaladas de hoy.

image

Mientras lavo la bici veo que además de gente aqui hay dos patos, que quieren que los moje porque no paran de darme vueltas, unos cuantos gatos de todo tipo y un par de perros, que armonía.

La hospitalera me enseña donde dormir, los baños y donde guardar la bici. También me ofrece una cerveza, le digo que después que como me arranque ni me ducho.

Pues ya estoy aquí. Le quito todo a la bici, le pego un manguerazo y la guardo. Me instalo en mi litera, primer día desde Fromista sin vecino arriba, me ducho y me acicalo. Hoy tampoco hay colada, como mucho estoy a dos jornadas de Santiago y me quedan dos equipos de corto. Estupendo. Habiendo cerveza quien piensa en lavadoras, gente extraña nada mas.

A las siete se cena.

Me siento en el jardín viendo el sol ponerse y saboreando la estrella de Galicia, unas cuantas caerán antes de mover el bigote en la cena.

Hay uno aquí que habla ingles como si tuviera veinte chicles en la boca y a un volumen considerable. Le ha preguntado a otro señor que de donde es y al decirle el otro que es holandes le pregunta que si es verdad que Holanda está construida en terreno ganado al mar. Yo pienso “no, es un cuento chino”. Hay que ser …. para preguntar semejante tontería. Este debe ser de donde debe ser. Al rato dice que es “from Texas”. No se había notao majo. Es desagradable como solo él puede ser. Se esta fumando un puro y después de cada calada escupe, jajajajaja, hijoputa, que marrano el vaquero.

El matrimonio de alemanes que estan sentados en la misma mesa que yo con sus cervezas me miran diciendo que no con la cabeza y yo me encojo de hombros queriendoles decir que no se puede hacer nada, sonrien. El cowboy sigue al lo suyo.

La cena es comunitaria. Lentejas. Pastel vegetariano. Ensalada. Vino a go-go. Tarta de santiago, cafe y unos orujos que la gente huele primero y yo zas! Pa dentro. La gente pone caras raras al darle un sorbo, yo a lo mío, dame otro por favor, zas! ¿Me das otro? Se rie, pero me lo da y zas! Ya esta bien. Los tres platos de lentejas que me he zampao parece que se hayan volatilizado. Mientras estamos con esto de los orujos un gato negro pega un salto y se planta encima de la mesa justo delante del vaquero, jajajajaja, nos cruzamos la mirada y le suelto: “black cat, bad luck” (gato negro, mala suerte), que mirada me pega y yo le devuelvo la sonrisa del cabrón, lastima, no tienes la silla electrica en la mochila, es un porsiacaso, jajajajaja, que te den.

La gente, solo somos once, va levantándose de la mesa y saliendo fuera a tomar un rato el fresco. Menos un italiano que parece algo más joven que yo, el resto se han dejado los orujos a medias, que somanta palos tienen.

Después de intentar haberle cogido el punto al orujo sin exito me salgo fuera un rato a tomar el fresco antes de acostarme. El cowboy también sale a seguir peleandose con el puro. Increible la cantidad de estrellas que se pueden ver aquí. Esto está más negro….

A las diez y media al sobre. La excursión se acaba mañana o pasado mañana.

Hasta mañana.

Por cierto, hoy no ha llovido.

Fotos Molinaseca-San Mamede do Camiño Google+

Fotos Molinaseca-San Mamede do Camiño Flickr

Track Wikiloc

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Alicante-Burgos-Santiago, Camino Frances desde Burgos y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s