De Busot a Sax.

A las 12:30, salía de casa para darme una vueltecilla. Ya que no hay pan, buenas son tortas.

Salí de Busot y por carreterillas fui hacia San Vicente del Raspeig y después a Agost para llegar a Novelda.

En Novelda ya seguí el itinerario del Camino del Sureste.
De Novelda a Elda se rueda siguiendo el cauce casi seco del río Vinalopo y, más o menos, a mitad de recorrido se va por un tramo pestoso de verdad, cantos rodaos, musgo, cieno y olor a… que asco de tramo de verdad, lleno de cañas, matorral de ese alto, en fin… lo peor de toda la excurión.
Como quien no quiere la cosa, sales del cauce seco y te encuentras en mitad de un polígono industrial que te da la bienvenida a Elda y por arte de birli birloque dejo de ver flechas. Tampoco me importa mucho de Elda tengo que ir a Sax.
Mientras estoy un rato sentado en un parque pasa un chaval al que le pregunto si puedo ir a Sax por algún sitio que no sea la autovía y me dice que siga la calle y ya veré las señales que van al hospital y esa misma carretera me lleva a Sax. No miro ni el GPS, hay que ver el poco caso que le hago al cacharro ese.
Hacia el hospital de Elda es todo en subida suave, después un par de curvas y se llega a un colladito desde el que se ve Sax.
Desde el collado:
Elda
Sax
Y la bici en el collado
Por la misma carretera me dejo caer y en un momento estoy en Sax.
Ya son casi las cinco de la tarde, veo un super abierto y entro a comprar agua y algo para hacerme la cena.
Como sigo sin ver flechas al primero que pasa le pregunto para ir a Villena y me dice si quiero ir cerca de la autovía o por otro lado más separado, pues por el lado más separado tiraré y así busco un sitio donde montar el kiosko.
Entro en una zona de pinos jovenes donde hay una zona recreativa llamada “El Plano”, al ser sabado hay bastantes familias metidas en la pinada, desde la carreterilla no se les ve pero hacen bastante ruido.
Bueno si yo no los veo, ellos a mi tampoco me verán. Así es que aquí me quedo, no sin antes dar un par de vueltas buscando un sitio plano, pues a pesar de llamarse el lugar “El Plano” hay sitios que parece que hayan hecho caballones para sembrar patatas.
Poco antes de las ocho ya tengo el kiosko montado y la cena hecha, no quiero que me pase lo de la otra vez y tener que hacerlo todo a oscuras ya que es un lío de tres pares de narices.
Hasta las diez estoy allí sentado, hace buena noche y al ser sabado los de la zona recreativa apuran el día.
Se ve que alguien sí me ha visto montar el kiosko, porque no hago mas que meterme en la tienda y a los cinco minutos tengo al lado un perro gruñendo y a alguien que lo llama desde la distancia, se marchan igual que llegaron. Habrán venido a curiosear.
Cuando estoy frito, pero bien frito, al Curro Jimenez de la zona le da por cazar y se oyen dos tiros pero bien cerca, que mamón, el susto que me ha dado. Los de al lado aun siguen disfrutando de la noche.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuando no hay pan buenas son tortas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s