Monteagudo de las Salinas – Cuenca.

A las cinco vuelve a tocar diana pero con el dolor de rodilla que tengo ni salto de la cama ni leches, vaya un dolor de mierda.

Me como tres o cuatro galletas mas con algo de agua que aun me queda y pienso en lo que tengo que hacer.
Según se comporte la rodilla así haré.
Voy recogiendo y veo que esta noche ha habido bastante humedad, esta todo mojado, la bici que durmió junto a uno de los arboles, la tienda, el suelo, todo esta mojado.
A las 7 tengo todo recogido y ya estoy dispuesto a salir de aquel campo. Me pongo el frontal para alumbrarme algo, pues hay algo de bruma y no se ve nada de nada, tampoco hay mucho que ver, es hacia abajo. Me cuesta un horror salir de allí con tanto bache, la jodida rodilla y la bici arrastras.
Llego al camino, me monto en la bici y con un desarrollo de caramierda voy avanzando. Cuando llego a una cuestecilla que hay subir a un puente para cruzar las vías del AVE intento subir montado en la bici pero la rodilla dice que si tengo pelotas que siga y no hay tu tía. Me bajo de la bici y a empujar en una triste cuesta de escasos 20 metros.

Pues ya me he fumado un cigarrito mientras venia y no venia el tren. A seguir.

Aun me queda una pequeña cuestecilla y sigo empujando la bici.

Se llega al final de la cuesta y ya es todo para abajo hasta llegar a Fuentes.

Parece que el día por lo menos va a acompañar y va a estar algo nublado.

Fuentes.

La Laguna de los Cedazos.

Aquí tenia que haber llegado ayer. Aquí me hubiera bañado pues me he acercado al agua y se veía el fondo perfectamente, que baño me hubiese dado. Pero entre unas cosas y otras no pudo ser y sigo con mi roña encima y ahora ya de dos capas, jajajajajaja. Parezco una cebolla pero hecha de capas de mier.da. jajajajajajajaja.

Continuo el recorrido igual que empecé esta mañana, subiendo las cuestas, por muy suaves que sean, empujando la bici y eso que aún me queda el sorpresón del día.

Eso que veis allí arriba es una ermita de Atalaya de Cuenca.

Atalaya de Cuenca no es mas que una explotación ganadera con la ermita dentro del cercado. El dueño ha hecho un camino bordeando la explotacion y ya esta.

Unas fotos de después de Atalaya de Cuenca y yendo hacia Mohorte.

Aquel pueblo no es de la ruta pero me gustaban las vistas.

Y aquí llega la gracia del día.

Había leído en los diferentes blogs de gente que ha hecho este recorrido, entre ellos el del forero Zinaztli, que el camino de repente llega a un campo labrado y lo único que hay que hacer es cruzarlo recto a unos 50 metros a la derecha del pino de la flecha. Claro, si el campo solamente esta labrado pues tira que va, pero si además de estar labrado esta lleno de girasoles de 150 cm de alto y entre fila y fila de girasoles no cabe el manillar de la bici, que además lleva cuernos y se van enganchando los cuernos a los girasoles pues esto es para mear y no echar gota. Estuve a unos instantes de pegarle fuego al sembrado de girasoles, jajajajajajajajaja.

Parece que los girasoles están desordenados pero no lo están. Están todos en fila. Pero digo yo que al que los planta no le costaría nada no plantar una fila y dejar una senda de un metro de ancho. Se ve que no le gusta que la gente pase por allí.

Aquí una imagen del mapsource para que veáis la putadita de los girasoles.

El campo de los girasoles desde el otro lado.

Ultima foto de la excursión, entre el puto campo de girasoles y Mohorte.

En Mohorte ya me salí a la carretera que va de Teruel (existe) a Cuenca (es única) porque vi que me venia otra cuestecilla para llegar a La Melgosa y ya no tenia mas ganicas de empujar.

Me metí en la carretera y ya to tieso pa Cuenca (es única, joer). Aún tendría que subir una cuestecita pero ya de asfalto para entrar en Cuenca (es única).

Llegue a una gasolinera, me compre un bocadillo de esos prefabricados (lastima de dinero) y una cocacola. Me senté en la pared del hotel que hay junto a la gasolinera y busque en el móvil la dirección de las casas de alquiler de coches. Cuando tire a levantarme ya no podía casi ni andar, ni doblar la pierna, ni na de na. Menos mal que hasta la estación de Cuenca, donde esta lo de los alquileres es todo cuesta abajo o casi.

Cojí el coche y salí pitando de allí. En Sisante vi desde la autovía un cartel que decía así: “CARNES A LA BRASA” y allí me metí. Me arrime una caña, un vino, una parrillada de verduras, un solomillaco a la plancha y un café doble, todo por el precio de lo que aquí en Alicante (tierra de potentados por lo que se ve o de pringaos mas bien, diría yo) nos cobran solo por el solomillo, siendo este la mitad de grande que el que me dieron en Sisante.

En fin… fin de la excursión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Ruta de la Lana. De Almansa a Burgos. (KO en Cuenca). Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s