Villamalea – Monteagudo de las Salinas.

Sabiendo lo que me ha costado montar el campamento (unas dos horas entre pitos y flautas) tengo claro que para desmontarlo necesito un rato mas para poder meterlo todo de manera ordenada en las bolsas, enganchar el remolque a la bici, cargar el remolque y ponerme en marcha no sin antes desayunar.

Total que a las 5 de la mañana toca diana. No pego un salto de la cama porque estoy en el puto suelo, bueno encima de una esterilla muy cómoda pero a seis centímetros del suelo.

He dormido con la puerta de la tienda abierta pero con la mosquitera puesta. No ha hecho frió. He dormido en calzoncillos, envuelto por mi primera capa de roña y con el saco por encima para taparme un poco.

Me estiro, salgo de la tienda y descubro a los mamones de los ruidos nocturnos. Conforme pongo un pie fuera de la tienda salen cerca de 30000 pájaros volando de los arboles. Seguramente se fueron cabreados porque el notas de abajo les había hecho madrugar.

Para desayunar tenemos café con leche y un paquete de galletas de esas con chocolate.

Desayuno y mientras se enfría la cocinilla para poder guardarla, me lió un cigarro y voy recogiendo todo.

A las 7:30 ya esta todo recogido y la bici cargada. Ya hay claridad, ya me puedo marchar.

Primeros rayos de sol por las viñas de la Mancha.

Por todas estas tierras están vendimiando. Por los caminos hay mucho trafico de maquinas, tractores con sus remolques y algún que otro coche con gente dirigiéndose a las viñas para empezar la jornada. Con todo este trafico los caminos están muy pisados y esa tierra roja se ha convertido en algunos tramos en unos cinco centímetros de arena finísima que se pega a las piernas con una alegría que para que te voy a contar.

Viñas y mas viñas. Viva el vino!!!

En todo el recorrido como la ruta esta bien señalizada paso de encender el GPS y tiro de flechitas amarillas y de unos mapas que llevo en el móvil. De Villarta hay que ir a Granja de Iniesta. Debo ir por los caminos entre las viñas y salir a mitad de la carretera que va de Iniesta a Granja de Iniesta. En algún cruce pierdo alguna flecha, pero se que avanzando en la misma dirección tarde o temprano llegare a esa carretera. Pero gelipollas de mi que llego a Iniesta pero por los caminos con lo que ahora tendré que recorrer toda la carretera que va de un pueblo a otro, en vez de recorrer solo la mitad.

Caminos entre Villarta y la famosa carretera.

Por fin llego a Granja de Iniesta. Busco algún establecimiento donde comprar algo para fabricarme un bocata y doy con la tienda, super, estanco del pueblo. Una señora muy amable me atiende y me hace un bocata de salchichón con tomate. Compro también un par de plátanos, dos botellas de agua y una cocacola.
Le pido a la señora que me cuñe la credencial y se sorprende de ver que voy a Santiago en la bici. Entran los padres de la señora y estamos allí un rato charlando de los motivos por los que viajo en la bici. Se les hace difícil entender que emplee mis vacaciones en ir por ahí, por esos mundos, lleno de mugre, montado en la bicicleta. Pero por lo menos sonríen.

Llegue a Granja de Iniesta con idea de lavar la bici en una gasolinera pero la única que había estaba cerrada. Pues me tendré que esperar a Campillo de Altobuey para lavar la bici.

De Granja de Iniesta a Casas de Matallana.





De Casas de Matallana a Campillo de Altobuey.

Campillo de Altobuey con los ventiladores gigantes al fondo y sigue sin correr el aire, no lo puedo entender ya que los muy mamones mueven sus aspas alegremente.

Cuando voy entrando a Campillo de Altobuey veo una gasolinera y veo que entran coches y camiones, esto significa que esta abierta. Comprare mas agua y lavare la bici.

Agua comprare pero de lavar la bici nanai. El de la gasolinera no me deja porque dice que si los del Seprona me ven derramar el agua de lavar la bici me multaran a mi y a el. No se si esto sera verdad pero bueno. Le pregunto por el bar del pueblo y me indica como ir a la plaza del pueblo que es donde se encuentran los bares. Pues para allá.

En la plaza hay unas cuantas personas tomándose unas cervezas a la sombra de los arboles. Apoyo la bici en la pared de la iglesia y entro en el bar de enfrente. En la puerta hay tres parroquianos echándose unos cigarros con sus quintos en la mano. Les digo si le echan un ojo en la bici y uno me suelta: “aquí solo roban los forasteros”. Pues bueno, me voy para dentro pensando que este tío me ha vacilado y en salir no hay ni bici, ni remolque, ni na de na.

Me tomo un bocadillo de tortilla francesa con beacon, un par de cañas y un café. Compro un par de botellas de agua y pido la cuenta. Le digo a la camarera (de Europa del este que habla bien castellano pero aun tiene acento) que me cuñe la credencial. Me mira con desconfianza y me dice que no tiene cuño. Le pregunto que si no cuñan las facturas y simplemente se da la vuelta y se va. Pues adiós simpaticona.

Salgo del bar y ahí están los tres parroquianos hablando de la bici y de a donde leches iré así cargado. Cuando me ven me suelta uno: “¿A que vas a Santiago?” Pues si le digo yo. Y ya siguen entre ellos, te lo decía yo… hay que tener valor con el calor que hace…, etc….
Meto el agua en las botellas de la bici, me lió un cigarro y sigo oyendo la conversación de los tres paisanos.
Me monto en la bici y me desean buen viaje, aquí no saben de eso de “Buen Camino”. Ni falta que les hace pienso yo. Les doy las gracias por cuidarme la bici y por lo de buen viaje y me largo hacia Paracuellos de la Vega, unos 15 kms por una carreterilla sin ningún trafico.

La carreterilla va hacia el Noreste hasta que gira hacia el Norte y ya me interno en una pinada que me acompañara el resto de la jornada, que cantidad de pinos, que exageración. Pero sigue haciendo calor.

Paracuellos de la Vega arriba del monte y delante su castillo.

En Paracuellos solo hay un bar abierto ya saliendo del pueblo y debo comprar agua. No tienen botellas grandes, solo tienen de las pequeñas y a leuro la botella. No veas tu el dineral que voy a tener que gastarme en agua para llenar las botellas que llevo en la bici, ni mas ni menos que diez euracos en agua, que paliza tengo. En fin… es lo que hay.

De Paracuellos se sale por una senda que va por la ladera cerca del castillo, no voy a bajar por ahí conforme voy de cargado. Tiro por la carretera que baja hasta el barranco para volver a subir. Aquí no hay dinero para viaductos. Jodida crisis.

Una vez que se sale del barranco hay que desviarse a la izquierda y ya se coje el camino que me llevará a Monteagudo de las Salinas, otros 20 kms.

De Paracuellos de la Vega a Monteagudo.



Monteagudo de las Salinas.

Entro en Monteagudo de las Salinas y el primer bar que me encuentro esta cerrado. Habrá que darse una vuelta por el pueblo pues solo me queda una botella y media de agua y sigo sin dar con ninguna fuente.
Le pregunto a un señor por el bar y me dice que hasta las 7 de la tarde no abrirá el bar pues hace mucho calor y la gente hasta esas horas no sale de casa. Me dice que por la carretera que va de Monteagudo a Cuenca a unos cinco kilómetros hay una fuente donde la mayoría de la gente del pueblo coje agua.
Le digo que yo tengo que tirar para la finca Navarramiro y me dice que tendría que volver a Monteagudo después de cojer el agua para tirar hacia la finca. Paso de la fuente. Error. Aquí es donde la cago definitivamente, pero en fin…..

Saliendo de Monteagudo de las Salinas.

De Monteagudo de las Salinas al lugar de acampada del segundo día.

Excepto en la finca Navarramiro, en el resto del recorrido el monte esta muy limpio, para prevenir los incendios y hay torres de vigilancia forestal por todas partes. Se me cruzan bastantes ciervos. También son unos bichos un tanto raros. Están a un lado del camino y para huir cruzan el camino para internarse en el bosque, si a ambos lados del camino hay bosque ¿por que lo cruzan? En fin….

Cruzar la finca Navarramiro ya se me hace un suplicio pero hay que salir de allí. conforme acaba la finca entro en un tramo otra vez de campos de trigo segados y campos de girasoles. La idea es llegar a Fuentes o algo más allá, pero ya son las siete y media de la tarde y no quiero que se me haga de noche otra vez.

Subiendo unas cuestas que hay después de la finca, la rodilla derecha emite un chasquido y ya se me queda ahí un fuerte dolor en la parte derecha y el gemelo también se queja al hacer fuerza.

Ya esta totalmente oscuro. Paso un puentecillo y a mi derecha tengo un campo de cereal con tres o cuatro arbolitos en el centro. Allí me instalare. Llego reventado de cansancio y de dolor. Lo que parecían cuatro arbolitos son cuatro arbolacos del copón que están a tomar por culo y lo que parece un campo llano tiene mas agujeros que un colador, esto me termina de arreglar.

Por supuesto que no he dado con un curso de agua en todo el día y el único que me han ofrecido en Monteagudo de las Salinas no lo he aceptado.

Llego a los “arbolitos” y comienzo a instalarme. No tengo ganas ni de cenar. De hecho ceno cuatro galletas de chocolate y dos tragos de agua. Debo dejar agua para desayunar y para llegar hasta Fuentes.

Me instalo dentro de la tienda, llamo a la jefa para pasarle el parte de guerra y curioseo un instante el foro, poca cosa, hay que ahorrar baterías.

Fin del segundo día.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en La Ruta de la Lana. De Almansa a Burgos. (KO en Cuenca). Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s