Melide – Plaza del Obradoiro.

Buenos días.

Son las 06:30 y ya estoy despierto.
Me pongo la ropa de batalla, recojo todo y bajo al bar del hostal.
Ya están dando desayunos, hay media docena de peregrinos y otros tantos bicigrinos. Jose Luis aún no está por aquí.
Desayuno, pago y me acompaña un señor al garaje para sacar la bici. Que señor más simpático, oh!! Le debe sentar mal tanto madrugón.

A las 07:30 ya estoy en marcha. Salgo de Melide por la carretera y en la primera señal que veo del Camino me meto en el Camino y ya hasta Santiago.

Por dentro de las corredoiras parece que sea de noche todavía. Poco a poco va levantando el sol, pero menos mal que está nublado. Hoy no tiene pinta de que vaya a pasar el calor de ayer: me alegro.

En uno de los tramos en los que el Camino cruza la carretera aparece Jose Luís. Me dice que ha decidido tirar toda la jornada de hoy por la carretera porque ya no puede más. Yo le digo que sigo por el Camino y a ver si hay suerte y nos vemos en Santiago para tomarnos algo juntos.

Jose Luís sigue por la carretera y yo sigo por el Camino. Todo igual que ayer, sube, baja, sube, baja….

Bajando un poco alegre por uno de tantos caminos piso un reguerón de esos que hace el agua y se sale todo el aire de la rueda trasera. Aún me queda una recámara. La monto. La hincho todo lo que puedo con la castaña de bomba que llevo y continuo. La rueda no lleva mucho aire pero de momento me apaño.

En otro tramo donde Camino y carretera se rozan vuelve a aparecer Jose Luís. Le pregunto si lleva una bomba decente y me dice que si. Me acerco a donde él esta y su bomba es exactamente igual que la mía. La pruebo y no hace nada tampoco. Un señor que hay allí vestido de ciclista me dice que el tiene una bomba mejor, pues bueno. Lo acompaño a su fregoneta, una Vito impecable y saca una bomba de pie. No jodas y tanto que es mejor.

Este hombre va con otros cuatro y hoy le toca a él llevar la fregoneta de apoyo con todos los trastos hasta el sitio donde nos encontramos y a partir de ese punto y hasta Santiago la llevará otro compañero de él. Luego entrarán los cinco juntos en la Plaza del Obradoiro. Venga, muchas gracias, adiós. Adiós….

Continuo con mi ruedecica bien hinchada y empiezo a tener hambre.

En Amenal el Camino pasa por un túnel por debajo de la carretera y nada más salir del túnel….¡¡¡Un bar!!! a la izquierda, derrape y al bar.

Dejo la bici en la puerta. Ya no quito nada del manillar, lo tapo todo con el casco y a cascarla.

Bocata de jamón y una cerveza de las grandes. Salgo fuera, me siento en una mesa bajo una sombrilla y me como mi bocata. Llegan cuatro peregrinos. Se sientan en la mesa de al lado. Piden cuatro coca colas y mientras se las trae la camarera sacan jamón de ese que viene envasado y pan. Se hacen unos bocatas y cuando llega la chica con las coca colas les pega una miradita graciosa de verdad. Que morro le echa la peña al asunto. Yo les hubiera dicho que se marchasen, pero como el bar no es mío que hagan lo que les de la gana.

En fin… estoy un rato hablando con ellos, son extremeños, nos pegamos unas buenas risas y me largo.

Mientras me comía el bocata ha pasado Jose Luís por la carretera, jejejeje.

Nada más salir del bar otra vez cuesta arriba hacia el aeropuerto, no falla: comer y cuesta arriba.

Paso el aeropuerto y una cuesta para arriba y otra para abajo. Comienzo a subir rampas de asfalto y pienso esto ya debe ser la subida de las televisiones. Correcto, ya voy pedaleando junto a la valla de las televisiones.

Llego al Monte do Gozo donde esta el monumento ese hortera dedicado al Papa. Allí hay un chiringuito, esto es más interesante. Me pido una cerveza, es de lata, que asco, pero bueno, me enciendo un cigarro y miro la cantidad de gente que hay haciendose fotos junto al monumento.

Mientras me tomo la cerveza llega Jose Luís. Me pide que le haga unas fotos junto al monumento.

Nos vamos juntos para la plaza.

Ya estamos en la plaza. Me fumo un cigarro. Jose Luís hace una llamada.

Nos vamos a la oficina del peregrino a por el último cuño y que nos den el papelorio que certifica que estamos limpios de pecados, no jodas, que cachondos. Como si fuese un certificado de penales celestial.
Pero bueno habrá que tener uno de esos a modo de curiosidad. Si me perdonan todos los pecados, me perdonarán el último también cuando les digo que los motivos son religiosos para que me den el certificado.

Cuando salimos de la oficina del peregrino Jose Luís me pide que le guarde la bici mientras entra a la catedral. Pues vale, me siento en unas escalinatas con las dos bicis y me enciendo un cigarro. Estoy flipando de ver la cantidad de gente que hay haciendo cola para entrar a la catedral. No lo consigo entender por más vueltas que le doy, pero bueno cada uno que haga lo que quiera. No llevo ni medio cigarro cuando Jose Luís ya ha vuelto, pasa de comerse semejante cola. Pues mejor, porque si se llega a comer toda la cola me cargo un paquete de tabaco esperando.

Volvemos a la plaza y él se monta en su bici y se va a la estación de autobuses. Nos despedimos por última vez. Joer sin ducharse ni nada, se va a montar en un autobus con destino Irún, jajajajaja, que tío más fino.

Me siento en el banco que hay delante del parador y llamo al hostal para ver si aún les queda alguna habitación simple. Les queda una para allá voy.

Llego al hostal. Guardo la bici. Me instalo. Me ducho, me visto de casi persona y voy a buscar algún sitio donde comer. Como en un bar por detrás de la catedral. Como y bebo como dos vikingos. Me tomo un cafetito y me largo.

Voy a la estación de trenes para alquilar un coche para irme mañana a casa. Cojo el coche y voy para el hostal, no sin antes dar un par de vueltas por Santiago medio perdido, bueno no perdido, es que no doy con la calle que me lleve a la parte de arriba de la catedral y es un poco liosa esta ciudad.

Ya he aparcado cerca del hostal. Me vuelvo a la zona de bares de la catedral. Me compro un periódico y me siento en la terraza del bar donde comí antes. Me tomo unas cervezas mientras leo el periódico. Se ha quedado una buena tarde después del rato que ha llovido mientras estaba en el hostal dejando los trastos. Será que ya me moje bastante los tres primeros días que ya no me tengo porque volver a mojar.

Son las 21:00 me voy para el hostal. Mañana tengo que conducir hasta Alicante. Casi na!!!

Hasta mañana 🙂

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camino Frances desde Donibane Garazi. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s