Casa Fuerte de Lusio (Triacastela) – Melide.

Buenos días.

Son las 08:00 y ya estoy en marcha.

Aquí no hay bar y como pasé de cenar y desayunar en la casa que hay junto al albergue pues me marcho y en el primer bar que encuentre desayunaré.

Salgo del albergue, bajo un poco por la carretera y a la altura de la tienda-bar de ayer me vuelvo a meter en el Camino.

Voy avanzando por las corredoiras, que tranquilidad, no hay nadie, solo se oye el murmullo del rio que tengo a la derecha. Voy mirandolo todo y haciendo alguna foto de vez en cuando. De repente se me planta un tio en bici a mi lado. Así como quien no quiere la cosa el tio se pone a hablar de unas historias que a mi ni me van ni me vienen. Ya estamos entrando en Samos.
El coñazo sigue a mi lado. Miro hacia Samos y veo un bar abierto, ¡¡¡la luz!!!, he visto la luz. Le pongo cara de perro y le digo: “voy a desayunar”. Lo ha entendido, se va, uffff, que descanso.
Desayuno tranquilamente y continuo.
Vamos para Sarria.
Llego a Sarria y subes y subes y subes y me salgo de Sarria igual que llegue, en fin… continuo a lo mio.
Subes un rato y vuelves a bajar y así todo el rato, menos mal que casi siempre voy a la sombra porque hace calor, bastante calor, yo no se esto en pleno verano como debe ser, pero por lo menos debe ser asfixiante.
Pasas un puentecillo y subes. Bajas y pasas un puentecillo y vuelves a subir, que cachondeo.
Me voy encontrando con Jose Luis, el de Irun, pero como los dos vamos a nuestro aire, nos encontramos y nos volvemso a separar.
Jose Luis, el de Irun, haciendo empujin. El hombre anda agotado, pero ahí está él.
Llego a Ferreiros, se que es Ferreiros porque lo pone en el cuño que el de el bar me ha estampado en mi credencial, pero haber quien es el espabilao que sabe que esto es una localidad, del tipo que sea, sin son cuatro casitas coquetas en medio del campo.
Me siento en una mesa vacia, en la que hay 6 sillas, dejo todos los bartulos encima de la mesa y entro a pedir algo de comer. Bocata de tortilla y un tercio. Salgo fuera y me siento en la mesa. Hay como diez o doce personas esperando que haya una mesa libre para sentarse, “estos acaban de empezar” pienso yo.
De aquí salen los nuevos.
De repente llega una señora mayor con su mochilon, me señala con la vista una silla, yo asiento con la cabeza y ellas se sienta y al momento llega otra señora y lo mismo. Los que están esperando se les está poniendo cara de cuadro. No entienden esto de que llegue alguien y se siente en una mesa en la que ya hay alguien sentado, jajajajajaja, en fin… me tomo otro tercio, el bocadillo está riquísimo. Un cortadito, un par de cigarros, mensaje en el foro para informar de mi situación y a continuar.
Ya estoy en Portomarin.
En Portomarin ya no pico. No entro al pueblo. conforme llego a la escalinata, miro el GPS y veo que la ruta se enreda por dentro del pueblo y luego sale por la izqda. de la escalinata, así es que tiro hacia la izqda de la escalinata y vuelvo a ver las señales.
Vuelvo a encontrarme con Jose Luis en el puentecillo que hay que pasar cuando abandonas Portomarin. Vuelvo a entrar en las corredoiras y vuelvo a subir, miro el planito que llevo para hacerme una idea de a que altura debo llegar y miro la altitud en el GPS para ver lo que, más o menos, me queda de ascensión. Aunque luego habrá que bajarla y volver a subir por otro sitiio, jejejejeje. Pero bueno, en las bajadas descanso.
Paro en Gonzar a tomar algo otra vez, mas beber que comer, el calor es cada vez más insoportable. Compro agua, cuño, otro cuño de un bar, jajajajaja, y continuo.
Última foto que hago en Lugo:
Que hambre tengo!!!
Primera foto de A Coruña:
Esto ya se está acabando.
Atravieso un nuevo riachuelo y en esta me quedo un rato mirando. Me daría un baño, pero si me meto me quedo ahí a dormir seguro y lo que tengo ganas es de llegar a Melide e instalarme y descansar, estoy cansado y achicharrado.
Llego a Melide y no voy al albergue, ni lo busco, con la de gente que hay por el Camino, debe estar a reventar. Voy callejeando y veo un cartel de un hostal. Allá voy.
Por 25€ me dan una habitación con baño compartido y un garaje donde guardar la bici, hay más bicis en el garaje. En todos los albergues en los que he descansado las condiciones de higiene y limpieza eran mejores que las de este hostal: HOSTAL XANEIRO, en la calle paralela a la derecha de la calle principal donde está la pulperia.
Subo a la habitación, abro las ventanas, que aunque dan a un patio de luces, hace que corra algo el aire y la habitación se ventile, hace más calor dentro que fuera. Me pego una ducha. Voy a poner todos los artilugios a cargar y….¡¡¡MIERDA!!! he perdido el cargador del móvil. En fin… es domingo, mañana compraré uno donde sea.
Miro la hora y veo que ya son las 17:00, voy a la pulperia a comer algo y cuando llego veo que están limpiando y recogiendo todo. Le pregunto al chaval si me da de comer y que careto me verá que me dice que si: “solo hay pulpo, pero pasa y sientate donde quieras que ahora mismo te pongo un plato, ¿qué quieres beber?”
Me siento en la primera mesa y…..
Bueno pues ya he comido.
Sigo la calle de la pulperia hacia arriba y doy con un parquecillo. Me tiro bajo de un arbol en el cesped y ahí tirado paso la tarde, mientras no tenga hambre de ahí no me muevo.
A las 21:30, más o menos, ya refresca, ya era hora. Me tomo una cervecita en un bar junto al parque y me voy a cenar a la pulperia.
La pulperia está a tope. El chaval que me ha atendido esta tarde esta haciendo pulpo sin parar, entro lo saludo y le pregunto donde me siento, “donde quieras” me dice y oigo un ¡¡¡Eh!!!.Miro y es Jose Luis, ya esta terminando de cenar, bueno ya está dándole al orujito. Me siento con él. Me traen pulpo, cerveza y pan y me pongo a cenar.
Jose Luis dice que estamos en el mismo hostal porque ha visto mi bici en el garaje. Y hablando y hablando le cuento lo del cargador de mi móvil y me dice que lo tiene él. Cuando fue a salir del albergue de Casa Fuerte de Lusio vio un cargador allí enchufado, pensó que era el suyo y como era el último en abandonar el albergue lo cogió. Cuando ha llegado al hostal y ha deshecho las alforjas ha visto que tenía dos.
Nos tomamos unos orujos y nos vamos al hostal. En el hostal nos tomamos un par de orujos más. Me dice que en llegar a Santiago se va a Irún que tiene el autobús reservado para las 17:00 de la tarde.
Subimos a las habitaciones, él va a la suya y vuelve a la mía con los dos cargadores, el suyo y el mío, ¡¡¡la hostia!!! ¿Cómo ha podido pensar que era su cargador? Su cargador es como un ladrillo del 9 y el mío es pequeñisimo. Pero en fin… ¡¡¡muchas gracias!!! He recuperado mi cargador.

– Hasta mañana.
– Hasta mañana.

Enchufo el móvil para que se cargue y me tiro encima del catre. Cotilleo un rato el foro y a dormir.

Mañana llego a Santiago. Fin de la excursión.

Hasta mañana.:)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Camino Frances desde Donibane Garazi. Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s